Crea Contenido de Valor en 8 pasos

Crear contenido de valor para tu audiencia no es fácil. Pero es la única forma de conectar con tus clientes y construir una conciencia de marca sostenible y duradera. En este artículo te contamos cómo.

La presencia en las redes sociales es una de las muchas formas de mantenerse en el Top in Mind para los clientes. Sin embargo, generar contenido atractivo que genere interacción no es fácil. Al menos, no sin una metodología clara, como la que te daremos más adelante.

Hay que crear contenido de valor

Una de los principales motivos por el que las empresas no consiguen una presencia digital que funcione es porque no está generando contenido de valor real para sus clientes. Solamente hablan de ellas mismas, de lo que hacen, por qué lo hacen, y cómo lo hacen. ¡Y eso está bien! Pero si lo que quieres es conectar con tus clientes, permanecer en su Top in Mind, y ganar seguidores, lo que debes hacer es crear contenido de valor.

¿Qué es el contenido de valor?

Puede parecer obvio, pero es necesario aclarar que el contenido de valor significa contenido que realmente le es útil a tus clientes. Algo que realmente les ayuda. Y gratis. A veces es incluso una parte del producto o servicio que ofreces. Pero no tengas miedo, dar contenido de valor no te hará perder clientes, sino ganarlos. Cuando realmente ayudas a tus potenciales clientes, ellos te lo devolverán contratándote más adelante.

Por ejemplo: Si eres cocinero, contenido de valor podría ser publicar recetas y técnicas de cocina. Pero no por publicar recetas o técnicas de cocina te contratarán menos. La gente no va a aprender a cocinar mejor que tú, reduciendo así tu cuota de mercado. En cambio, vas a posicionarte como experto y vas a conectar con ellos, y el día que necesiten un catering, van a pensar en ti el primero.

¿Cómo crear contenido de valor real?

A continuación, te explico cuál es el proceso que seguimos en Spora cuando creamos estrategias de contenido de valor con nuestros clientes. Allá vamos:

1. Conoce a tus clientes

El objetivo de crear contenido de valor es dar valor a tus clientes. Así que lo primero que debes hacer es entender en profundidad quienes son tus clientes, qué quieren, qué necesitan, qué desean... Como empresa, deberías conocer a tus clientes mejor que nadie, así que este primer paso no te será difícil. Haz una lista de las necesidades, las inquietudes, los deseos de tus clientes.

2. Céntrate en un canal

¿Qué canal usan más tus clientes? Por el momento, céntrate en ese. Sabemos por experiencia que es mucho más efectivo centrarse en un canal y perfeccionarlo que intentar abarcar todos los canales. Por ejemplo: Si eres cocinero, tal vez Instagram o YouTube. Si eres una empresa de servicios B2B, puede que LinkedIn. Analiza los pros y contras de cada canal, y cómo de óptima será la conexión con tus clientes a través de él.

En resumen, céntrate únicamente en el canal que mejor te funcione para llegar a tus clientes. Expándete a otro canal solo cuando hayas perfeccionado y optimizado el primero.

3. Haz ingeniería inversa

Ahora que sabemos quienes son nuestros clientes, y qué necesidades tienen, es hora de pensar cómo podríamos ayudarles. Desarrolla una lista de formas de ayudarles.

Siguiendo con el ejemplo del cocinero, vamos a suponer que su audiencia son potenciales compradores de servicios de catering. Algunas ideas para ayudar a sus potenciales clientes podrían ser:

  • Recetas de aperitivos para ser el anfitrión de una fiesta
  • Ideas de catering sin gluten/veganos, etc (en general, que se adapten a los invitados)
  • Decoración de mesas
  • Formas de transportar comida a casa de otros
  • Ideas sobre qué hacer con la comida que sobra de una fiesta

Si ayudas a estos potenciales clientes en los problemas que puedan tener en su día a día (y relacionado con lo que ofreces) estarás en una posición privilegiada en su mente, y siempre que quieran quedar bien, pensarán en ti.

4. Brainstorming de Ideas

Hasta ahora todo es teoría. Hemos descubierto cómo ayudar a nuestra audiencia, pero toca empezar a crear. Haz una sesión de brainstorming con tu equipo para sacar ideas de contenido. Puedes usar Post-Its para anotar ideas de contenido en una pared. De momento todo vale. No pienses en su viabilidad, lo importante en esta fase es que salgan el máximo número de ideas posibles.

Cuando hayas acabado, organiza todos los Post-Its en categorías. Podrás observar que de algún modo, todas las ideas entran dentro de una categoría u otra.

Enhorabuena, acabas de decidir los temas sobre los que crearás contenido de valor.

5. Crea plantillas visuales

En función del tipo de contenido y del canal que hayas escogido, las plantillas serán una cosa u otra. Por ejemplo, el cocinero, que ha decidido explotar su Instagram, podría tener los siguientes temas de contenido:

  • Recetas → Reels
  • Trucos/Consejos → Carrousels
  • Bodegones de sus productos → Post
  • Q/A sobre cocina → Videos en Directo

Para cada uno de los tipos de post, crea una plantilla adaptada a la identidad visual de la empresa. Esto acelera muchísimo el proceso de creación y da una imagen de marca coherente.

6. Decide tu timing

La consistencia es poder. Y para ser consistente hay que tomar la decisión de generar contenido con regularidad. Esperar a que vengan ideas y publicar contenido cuando te llegue la inspiración no es una solución sostenible a largo plazo, y mucho menos óptima.

Debes tomar la decisión de qué vas a publicar y cada cuando. Ten en cuenta estos factores para decidir tu timing:

  • El tiempo que necesitas para crear este contenido y cómo lo vas a gestionar
  • La regularidad con la que tus clientes quieren ver contenido
  • La velocidad a la que quieres crecer en las redes sociales
  • Si vas a externalizar el servicio o se va a hacer de forma interna

7. Gestiónalo de forma óptima

Para que tu estrategia de contenido sea sostenible, debes tener metodologías o herramientas de gestión que te ayuden a anotar nuevas ideas de contenido, llevar la cuenta de cuáles se han creado, cuáles funcionan mejor, cuando hay que publicar la siguiente pieza, etc.

En gestión de proyectos y documentación, no hay solución mejor que Notion. Es una espacio de trabajo todo-en-uno en el que podrás anotar, organizar, gestionar, planificar y comunicarte con tu equipo.

8. Expándete

Crear contenido es la mitad del trabajo. La otra mitad es hacer que tu audiencia lo vea. Una vez estés creando contenido de valor con regularidad, puedes llevar a cabo estrategias de expansión que te darán visibilidad. Estas estrategias pueden ser orgánicas o remuneradas. Existen mil opciones, entre ellas colaborar con perfiles similares, crear una campaña de publicidad o una newsletter. Solo procura recordad que estás ahí para ofrecer valor, no para vender. Es paradójico, pero cuanto menes intentes vender, más venderás. Recuerda esto:

A la gente no le gusta que le vendan, pero le encanta comprar.

Este proceso sirve para cualquier industria, producto o servicio, aunque obviamente, cada caso es diferente y conlleva sus propios retos. Si quieres ayuda para diseñar una estrategia de contenido que funcione, contacta con nosotros.

Andrea Mullerat
Business Development

Soy una apasionada del marketing y la comunicación por devoción. Creo en el potencial humano, profesional y empresarial de cualquier negocio por conseguir ser marca y dejar marca.

Artículos Relacionados